7 jun. 2012

Portada de Finale


¡¡¡ FINALE YA TIENE PORTADA !!!

La portada de Finale por fin se ha revelado tras esperar tanto por ella para así poder darnos una ligera idea sobre la ultima entrega de nuestra saga adorada.



En mi opinión personal y a pesar de lo sencilla que se ve, ésta expresa muchísimo. Recordemos que nuestros amantes prohibidos han pasado por muchas dificultades para poder estar juntos; finalmente viene la toma de decisiones, ¿Habrá guerra? ¿El amor será mas fuerte que el cielo y la tierra? ¿Lograrán vencer todas las pruebas del destino? (¿Patch dejará a Nora y se casará conmigo?)


Algunas personas se preguntan por las alas de nuestro Patch; recuerden, que él ofreció las mismas con tal de salvar a su amada nephilim. 

Tal vez sea poco lo que de momento logramos percibir en la portada, pero se ve claramente como dos amantes por circunstancias adversas a su amor se ven obligados a separarse. Había finalizado (en silence) una Nora muy pagada de si misma quien reto a sus nuevos "seguidores" haciéndoles constar que ella mantenía una relación con un ángel caído y así debían acostumbrarse. ¿Se tendrá que tragar sus palabras?

También podemos notar que la misma escenografía de las otras portadas persiste
, un cielo nublado, plumas negras y nuestros protagonistas; pero, en comparación con la portada de silence, en ésta logramos ver un mar calmado sin olaje tormentoso ¿Buenos tiempos se acercan? ¿Habrá algo de paz y tranquilidad para nuestros amantes?
Igualmente (en comparación con la de crecendo)
no están los relámpagos en el cielo ¿Será otra buena señal? Esperemos que nuestras teorías estén acertadas, ¡Esos dos se lo merecen!

Nos resta esperar hasta principios de otoño para saber el final de la historia de nuestro ángel caído y su nephilim "heredera" de la mano negra.

Nos despedimos sus administradoras esperando mas novedades de la saga para traerlas a ustedes.

20 mar. 2012

PRIMER CAPITULO: FINALE




Ángeles. Un poco retrasada. Pero segura. Les traemos el primer capítulo de Finale. La cuarta y última entregad de la saga Hush Hush.

NOTA: No promovemos el plagio ni la piratería. Este capítulo venia adjunto a la edición de bolsillo de Crescendo (la tercer entrega de la saga). Hacemos esta aclaratoria previa, en caso de que alguno crea esto, un plagio o parte de piratería.



PRIMER CAPÍTULO
FINALE
BECCA FITZPATRICK


Yo no soy una chica fiestera. La música ensordecedora, los cuerpos girando, las sonrisas ebrias, no son lo mío. Mi ideal de un sábado por la noche consistía en permanecer en casa, acurrucada en el sofá, viendo una comedia romántica con mi novio, Patch. Predecible, de bajo perfil... normal. Mi nombre es Nora Grey, y mientras yo solía ser una adolescente estadounidense promedio, que compraba su ropa en las rebajas de J. Crew y gastaba su sueldo de niñera en iTunes, lo normal y yo se han vuelto perfectos desconocidos. Yo no conocería lo normal si no hubiera saltado y se hubiera metido dentro de mi ojo. Lo normal y yo nos separamos cuando Patch entró en mi vida. Patch es siete pulgadas más alto que yo, opera con una lógica fría y dura, se mueve como el humo, y vive solo en un supersecreto y elegante estudio bajo el Parque de Atracciones de Delphic. El sonido de su voz, lento y sexy, puede derretir mi corazón en tres segundos. También es un ángel caído, expulsado del cielo por su flexibilidad a la hora de seguir las reglas. Personalmente, creo que Patch asustó tanto a los pantalones de lo normal, que éste se echó a correr hacia el otro lado del mundo. Puede que yo carezca de normalidad, pero sí tengo estabilidad. Esto es, en la forma de mi mejor amiga desde hacía ya doce años, Vee Sky. Vee y yo tenemos un vínculo inquebrantable, que incluso una larga lista de diferencias no puede romper. Dicen que los opuestos se atraen, y Vee y yo somos la prueba de la validez de la declaración. Soy alta y delgada, con un rebelde pelo rizado que pone a prueba mi paciencia, y una chica con personalidad. Vee es aún más alta que yo, con el cabello color rubio ceniza, ojos verde serpentina, y más curvas que la pista de una montaña rusa. Casi siempre, las ansias de triunfo de Vee sobrepasan las mías. Y a diferencia de mí, Vee vivía para una buena fiesta. Esa noche, el deseo de Vee de buscar una buena fiesta nos llevó a través de la ciudad hasta un almacén de cuatro pisos de ladrillo que vibraban con la música del club, inundado de identificaciones falsas, y repleto de cuerpos que producían el sudor suficiente como para recolectar gases de efecto invernadero a un nivel completamente nuevo. El diseño interior era estándar: una pista de baile intercalada entre un escenario y un bar. Había rumores de que una puerta secreta detrás de la barra conducía a un sótano que llevaba a un hombre llamado Storky, quien operaba un próspero negocio de piratería. Los líderes de la comunidad religiosa de Coldwater mantenían la amenaza de tapar aquel hervidero de adolescentes indisciplinados... también conocido como La bolsa del Diablo.
—¡Anímate, nena! —me gritó Vee por sobre el mecánico golpeteo de la música, entrelazando sus dedos con los míos y balanceando las manos sobre nuestras cabezas. Estábamos en el centro de la pista de baile, siendo empujadas y golpeadas por todos lados— Así es como la noche del sábado se supone que debe ser. Tú y yo, bailando, dejándonos llevar, sudando como chicas elegantes. Hice todo lo posible por enseñarle un gesto entusiasta, pero el hombre detrás de mí continuaba pisando el talón de mi zapatilla de ballet, logrando que tuviera que volver a meter el pie dentro de ella cada cinco segundos, mientras que la chica a mi derecha estaba bailando con los codos hacia fuera, y si no tenía cuidado, sabía que iba a terminar con cortaduras en el hombro.
—Tal vez deberíamos ir a buscar unas bebidas —le dije a Vee—. Se siente como en Florida aquí dentro.
—Eso es porque tú y yo estamos quemando este lugar. Echa un vistazo al chico en el bar. No puede apartar sus ojos de tus movimientos —se lamió los dedos y se apretó demasiado el hombro desnudo, haciendo un ruido chispeante. Seguí su mirada... y mi corazón dio una sacudida. Dante Matterazzi levantó la barbilla en reconocimiento. Su siguiente gesto fue un poco más sutil. “No te habría vinculado con una bailarina”, habló en mi mente. “Que gracioso, yo sí te habría vinculado con un acosador”, le respondí. Dante Matterazzi y yo pertenecíamos a la raza de los Nefilim, y por lo tanto, poseíamos la capacidad innata de hablar mentalmente, pero nuestras similitudes se terminaban allí. Dante no sabía cómo ser menos insistente, y yo no sabía cuánto tiempo más iba a poder esquivarlo. Lo había conocido por primera vez esa mañana, pero él se comportaba como si nuestra relación llevara ya varios años como mínimo. “Te dejé un mensaje en tu celular”, dijo. “Debo haberlo perdido”. Más bien borrado “Tenemos que hablar.” “Estoy algo ocupada”. Para enfatizar mi punto, moví mis caderas en círculos y abrí los brazos de lado a lado, haciendo todo lo posible para imitar a Vee, cuya cadena de televisión favorita era BET[1], y se notaba. Ella tenía el hip-hop grabado en el alma. Una débil sonrisa torció la boca de Dante. “Ya que estás en ello, dile a tu amiga que te dé algunos consejos. Estás tambaleante. Definitivamente eres un pez fuera del agua. Nos vemos en la parte de atrás en dos minutos”.
Lo fulminé con la mirada. “Ocupada, ¿recuerdas?”
“Esto no puede esperar”. Arqueando significativamente las cejas, desapareció entre la multitud.
—Él se lo pierde —dijo Vee—. No puede soportar el calor.
—Acerca de las bebidas —continué— ¿Puedo traerte una Coca-Cola?
Vee no parecía dispuesta a renunciar a su baile, y por mucho que yo quisiera evitar a Dante, pensé que lo mejor era terminar con aquello. Aguantarlo y hablar con él. De lo contrario, me seguiría como una sombra toda la noche.
—Coca-Cola con limón —pidió Vee.
Emprendí mi camino fuera de la pista de baile y, después de asegurarme que Vee no me observaba, me metí por un pasillo lateral y luego por la puerta trasera. El callejón estaba bañado por la luz azul de la luna. Un Porsche Panamera de color rojo estaba estacionado en frente de mí, y Dante se encontraba apoyado en él con los brazos cruzados sobre el pecho, aunque sin apretar.
Dante medía casi siete pies, y Tenía el físico de un soldado recién salido del campo de entrenamiento. Caso en cuestión: poseía más tono muscular en su cuello que el que yo podía encontrar en todo mi cuerpo. Esa noche llevaba pantalones holgados y una camisa de lino blanca desabotonada hasta la mitad de su pecho, revelando una V profunda de piel suave y sin pelo. Un fanfarrón.
—Bonito auto —dije.
—Hace su trabajo.
—También mi Volkswagen, y cuesta considerablemente menos.
—Se necesitan más que cuatro ruedas para ser un automóvil.
Ugh.
—Así que —dije, haciendo sonar mi pie contra el suelo—, ¿qué es tan urgente?
—¿Sigues saliendo con ese ángel caído?
Era apenas la tercera vez en tantas horas que él me lo preguntaba. Dos veces por mensajes de texto, y ahora cara a cara. Mi relación con Patch había pasado por un montón de subidas y bajadas, pero la tendencia actual era hacia arriba. De todas formas, no seríamos nosotros sin nuestros problemas. En un mundo donde los Nefilim y los ángeles caídos preferirían morir antes que sonreírse los unos a los otros, salir con un ángel caído era un claro no-no.
Me erguí un poco más y hablé.
—Tú ya lo sabes.
—¿Estás siendo cuidadosa?
—Discreción es la consigna.
Patch y yo no necesitábamos que Dante nos dijera que era mejor no hacer muchas apariciones públicas juntos. Los Nefilim y los ángeles caídos nunca necesitaron una excusa para enseñarse lecciones mutuamente, y las tensiones raciales entre los dos grupos eran cada vez más calientes con cada día que pasaba. Era otoño, octubre para ser exactos, y el mes judío de Jeshván se encontraba a sólo unos días.
Cada año, durante Jeshván, los ángeles caídos poseen cuerpos Nefilim en masa. Los ángeles caídos tienen rienda suelta para hacer lo que quieran, y ya que es la única vez durante el año en la que realmente pueden experimentar una sensación física, su creatividad no conoce límites. Persiguen el placer, el dolor y todo lo demás, jugando a ser los parásitos de su anfitrión Nefilim. Para un Nefilim, el Jeshván es una prisión infernal.
Si Patch y yo éramos vistos de la mano por las personas equivocadas, pagaríamos de una u otra manera.
—Hablemos de tu imagen —dijo Dante—. Tenemos que generar un poco de publicidad positiva alrededor de tu nombre. Aumentar la confianza de los Nefilim en ti.
Le dí un chasquido teatral a mis dedos.
—¿No odias cuando tus índices de aprobación son tan bajos?
Dante frunció el ceño.
—Esto no es una broma, Nora. El Jeshván comienza en poco más de setenta y dos horas, y eso significa la guerra. Ángeles caídos, por un lado, nosotros por el otro. Todo el peso recae sobre tus hombros, eres el líder del ejército Nefilim.
Las náuseas me pellizcaron el estómago. Yo no había solicitado precisamente el trabajo. Gracias a mi difunto padre, un hombre verdaderamente retorcido, me había visto obligada a heredar el puesto. Había hecho un juramento de sangre para llevar adelante su ejército, y fallar en eso sólo se traduciría en mi muerte, y la muerte de mi madre. Sin presiones.
—A pesar de nuestras medidas de cautela, hay rumores de que estás saliendo con un ángel caído, y de que tus lealtades están divididas.
—Estoy saliendo con un ángel caído.
Dante rodó los ojos.
—¿Crees que puedes decirlo más fuerte?
Me encogí de hombros. Si eso es lo que realmente quieres. Entonces abrí mi boca, pero Dante estuvo a mi lado en un instante, cubriéndola.
—Sé que esto te mata, pero ¿podrías hacer mi trabajo fácil esta vez? —murmuró en mi oído, mirando a su alrededor en las sombras de una inquietud evidente, a pesar de que era seguro que nos encontrábamos solos.
Yo sólo había sido una pura raza Nefilim veinticuatro horas, pero confiaba en mi nuevo sexto sentido, más agudo que el anterior. Si hubiera espías al acecho, lo sabría.
—¿Qué tienes en mente? —le pregunté cuando bajó la mano.
—Sale con Scott Parnell.
Scott Parnell era el primer Nefilim con quien había entablado una amistad, a la tierna edad de cinco años. Yo no sabía nada de su verdadera herencia en aquel entonces, pero en los últimos meses, él había asumido los roles de mi primer verdugo, mi socio en el crimen, y, finalmente, mi amigo. No había secretos entre nosotros. Del mismo modo que no había química.
Me eché a reír.
—Me estás matando, Dante.
—Sería sólo parte del show, por el bien de las apariencias —explicó—. Sólo hasta que nuestra raza se familiarice contigo. La gente necesita una razón para que les gustes. Tenemos que hacer que se sientan cómodos confiando en ti.
—No puedo salir con Scott —le dije a Dante—. A Vee le gusta.
Decir que Vee había tenido mala suerte en el amor era ponerle optimismo. En los últimos seis meses, se había enamorado de un depredador narcisista y un canalla experto en dar puñaladas por la espalda. No fue sorpresa que ambas relaciones le hicieran dudar seriamente de su instinto en el amor. Ella se había negado de forma inequívoca a tantas sonrisas del sexo opuesto... hasta que apareció Scott.
La noche anterior, apenas unas horas antes de que mi padre me obligara a transformarme en un Nefilim de pura raza para que pudiera hacerme cargo de su ejército, Vee y yo habíamos ido a La Bolsa del Diablo para ver a Scott tocar el bajo con su nueva banda, Serpentina; y ella no había dejado de hablar de él. Barrer y robarle a Scott ahora, incluso si se trataba de un ardid, sería un extremo golpe bajo.
—No sería real —repitió Dante, como si eso lo hiciera todo color de rosa.
—¿Vee sabría eso?
—No exactamente. Tú y Scott tienen que ser convincentes. Una fuga terminaría en un desastre, así que tendré que limitar la verdad sólo a nosotros tres.
Puse las manos en mis caderas, de forma firme e inconmovible.
—Entonces vas a tener que ofrecerme a alguien más.
No estaba del todo enamorada con la idea de fingir salir con un Nefilim para aumentar mi popularidad. De hecho, me pareció un desastre en ciernes, pero quería este lío detrás de mí. Si Dante pensaba que un novio Nefilim me daría más credibilidad, que así sea. No sería real. Obviamente Patch no estaría encantado, pero había que enfrentarse a un problema a la vez, ¿cierto?
La boca de Dante se comprimió en una línea, y cerró los ojos brevemente. Convocando a la paciencia.
—Tiene que ser respetado en la comunidad Nefilim —dijo Dante, al menos teniendo en cuenta mi propuesta—, alguien a quien los Nefilim puedan imaginarse con su líder.
Hice un gesto de impaciencia.
—Está bien. Sólo nombra a alguien que no sea Scott.
—Yo.
Me estremecí.
—Lo siento. ¿Qué? ¿Tú? —estaba demasiado aturdida como para estallar en una carcajada.
—¿Por qué no? —preguntó Dante.
—¿De verdad quieres que empiece a hacer una lista de razones? Porque te voy a tener aquí toda la noche. Para empezar, tú ya tienes una novia… ¿Cuál es su nombre? ¿Melinda? ¿Marianne?
—Marina.
Hice un gesto que claramente significaba: lo que sea.
—También eres, por lo menos, cinco años mayor que yo en años humanos –un completo escándalo-, no tienes sentido del humor, y… oh, por supuesto. No podemos soportarnos.
—Soy tu teniente primero…
—Eso es porque el chiflado de mi padre biológico te dio el puesto. Yo no tuve nada que ver.
Dante pareció no escucharme.
—Nos conocimos y sentimos una conexión instantánea. Es una historia creíble —sonrió—. Toneladas de buena publicidad.
—Si dices la palabra P una vez más, voy a... hacer algo drástico— como golpearlo. Y luego golpearme a mi misma por siquiera haber teniendo en cuenta su plan.
—Medítalo con tu almohada —sugirió—. Piensa en ello.
—Estoy en eso —conté hasta tres con mis dedos—. Muy bien, terminé. Mala idea. Muy mala idea. Mi respuesta es no.
—¿Tienes una mejor idea?
—Sí, pero necesito algo de tiempo para pensar.
—Seguro. No hay problema, Nora —contó hasta tres con sus dedos—. Bueno, se acabó el tiempo Necesito un nombre para mañana a primera hora. En caso de que no sea dolorosamente obvio, tu imagen se está yendo por el tanque. La noticia de la muerte de tu padre, y posteriormente tu nueva situación sentimental, se están extendiendo como un reguero de pólvora. La gente está hablando y esa conversación no es buena. Necesitamos que los Nefilim crean en ti. Necesitamos que confíen en que tienes las mejores intenciones en mente, y que puedes terminar el trabajo de tu padre, dejándonos fuera del poder de los ángeles caídos dentro de tres días. Necesitamos que se unan a ti, y vamos a darles una buena razón detrás de otra. Empezando por un aceptable novio Nefilim.
—Oye, nena, ¿está todo bien aquí atrás?
Dante y yo nos giramos. Vee estaba en la puerta, mirándonos con iguales partes de recelo y curiosidad.
—¡Hey! Todo está bien —le dije, quizás con demasiado entusiasmo.
—Nunca volviste con nuestras bebidas, y empecé a preocuparme— dijo Vee. Su mirada pasó de mí a Dante. El reconocimiento brilló en sus ojos, y yo supe que ella lo recordaba del bar— ¿Quién eres tú? —le preguntó.
—¿Él? —los interrumpí— Oh. Uh. Bueno, él es sólo un muchacho al azar.
Dante dio un paso adelante, con la mano extendida.
—Dante Matterazzi. Soy amigo de Nora. Nos conocimos hace unos días cuando nuestro amigo en común, Scott Parnell, nos presentó.
Tan sólo con eso, el rostro de Vee se iluminó.
—¿Conoces a Scott?
—Resulta que es un buen amigo mío.
—Cualquier amigo de Scott es amigo mío.
Interiormente, me saqué los ojos.
—Entonces, ¿qué están haciendo ustedes dos aquí atrás? —nos preguntó.
—Dante me acaba de elegir un coche nuevo —dije, dando un paso al costado para que Vee pudiera observar sin obstrucciones el Porsche—. No pudo resistirse a mostrármelo. No lo mires muy de cerca. Creo que el número de la placa se encuentra perdido. Dante tuvo que recurrir al robo, ya que utilizó todo su dinero para conseguir su pecho rasurado esta mañana, y chico, sí que brilla.
—Que graciosa —dijo Dante. Pensé que al menos se prendería un botón más de la camisa, pero no lo hizo.
—Si yo tuviera un coche así, también me gustaría mostrarlo —acotó Vee.
—He intentado hablar Nora en un paseo, pero ella sigue escabulléndose.
—Eso es porque tiene un novio duro. Debe de haber sido educado en casa, porque se ha perdido de todas aquellas valiosas lecciones que nosotros hemos aprendido en el jardín de infantes, como compartir. Si llegara a enterarse de que tú llevaste a Nora a dar un paseo, terminará con ese brillante y nuevo Porsche en el árbol más cercano.
—Agg —dije—. Miren la hora. ¿No debes estar en ningún otro lugar, Dante?
—Resulta que es mi noche libre —sonrió, lento y fácil, y supe que estaba disfrutando con cada momento de inmiscuirse en mi vida privada.
Yo había dejado en claro que cualquier contacto entre nosotros tenía que ser en privado, y él me estaba mostrando lo que pensaba acerca de mis “reglas”. En un pobre intento por llevarme todo el puntaje, lo fulminé con mi más terrible y fría mirada.
—Estás de suerte —afirmó Vee—. Sabemos justo lo que hace falta para llenar tu noche. Va a pasar el rato con dos de las chicas más geniales de todo Coldwater, señor Dante Matterazzi.
—Dante no baila —intervine rápidamente.
—Haré una excepción, sólo esta vez —contestó él, abriéndonos la puerta.
Vee aplaudió, saltando arriba y abajo.
—¡Yo sabía que esta noche iba a ser genial! —chilló, agachándose por debajo del brazo de Dante.
—Después de ti —me dijo él, mientras ponía su mano en la parte baja de mi espalda y me guiaba hacia el interior. Golpeé su mano, pero para mi desgracia, él se acercó y murmuró—. Me alegra que hayamos tenido esta pequeña charla.
“No hemos resuelto nada”. Hablé en su mente. “¿Toda esa cosa sobre los novios? No hay nada resuelto. Sólo un poco de algo para tener en cuenta. Y para que conste, se suponía que mi mejor amiga no debería saber que existes”.
“Tu mejor amiga piensa que debería ponerle a tu novio las cosas un poco difíciles”, dijo, sonando divertido.
“Ella piensa que cualquier cosa que posea un corazón palpitante debería sustituirlo. Tienen asuntos sin resolver.”
“Suena prometedor.”
Me siguió por el pequeño pasillo hacia la pista de baile, y sentí su sonrisa altanera, incitándome todo el camino.
“Están en inferioridad numérica, Nora. Sólo un poco de algo para tener en cuenta”.
.
El ritmo fuerte de la música monótona se clavaba en mi cabeza como un martillo. Me pellizqué el puente de la nariz, luchando contra un creciente dolor de cabeza. Tenía un codo apoyado en la barra, y usé mi mano libre para presionar un vaso de agua helada sobre mi frente.
—¿Cansada? ¿Tan pronto? —preguntó Dante, dejando a Vee en la pista de baile, y deslizándose sobre un taburete a mi lado.
—¿Alguna idea de cuánto tiempo más va a durar? —quise saber.
—A mi me parece que ella atrapó su segundo aire.
—La próxima vez que me encuentre en el mercado de mejores amigos, recuérdame alejarme del conejito de Energizzer. Ella sigue y sigue...
—Te ves como alguien que utilizaría su viaje a casa.
Me tomé cabeza.
—Yo conduje, pero no puedo dejar a Vee aquí. En serio, ¿cuánto tiempo puede posiblemente durar? —por supuesto, me había estado haciendo la misma pregunta durante la última hora.
—Te diré qué. Vuelve a casa. Yo me quedo con Vee. Cuando finalmente caiga, le daré un aventón de regreso a su hogar.
—Pensé que se suponía que no te meterías en mi vida personal —traté de sonar maleducada, pero estaba agotada, y la convicción simplemente no estaba allí.
—Tu regla, no la mía.
Me mordí el labio.
—Tal vez sólo esta vez. Después de todo, a Vee le gustas. Y tienes la energía suficiente como para seguir bailando con ella. Quiero decir, esto es bueno, ¿verdad?
Dante le dio un codazo a mi pierna.
—Deja de lado la racionalización y sal de aquí de una vez.
Para mi sorpresa, suspiré confiada.
—Gracias, Dante. Te debo una.
—Me puedes pagar mañana. Necesitamos terminar nuestra conversación.
Y tan pronto como eso, cualquier sentimiento benevolente había desaparecido. Una vez más, Dante era la espina en mi pie, molestando de forma implacable.
—Si algo le pasa a Vee, voy a hacerte personalmente responsable.
Habiendo dejado eso en claro, me fui.
Era una noche sin nubes, la luna era de un color azul inolvidable contra el negro de la noche. A medida que me dirigía a mi coche, la música de La Bolsa del Diablo, resonaba más y más como un rumor lejano. Aspiré el aire frío de Octubre. Mi dolor de cabeza ya había disminuido.
Mi celular sonó.
—¿Cómo estuvo la noche de chicas? —preguntó Patch.
—Si hubiera dejado a Vee salirse con la suya, hubiera podido estar aquí toda la noche —me quité los zapatos y los colgué en mi dedo, eligiendo caminar descalza—. En todo lo que puedo pensar es en una cama.
—Compartimos el mismo pensamiento.
—¿Estás pensando en una cama, también?
—Estoy pensando en ti en mi cama.
El interior de mi estómago aleteó. Había pasado la noche en el estudio de Patch, por primera vez la noche anterior, y aunque la atracción y la tentación habían estado definitivamente presentes, nos las habíamos arreglado para dormir en habitaciones separadas. No estaba segura de cuán lejos quería llevar nuestra relación, pero el instinto me decía que Patch no estaba tan indeciso.
—Mi mamá está esperando —dije—. Eso es malo —sin mencionar que también era un mal momento, yo a penas quería recordar mi más reciente conversación con Dante.
—¿Podemos vernos mañana? Tenemos que hablar.
—Eso no suena bien.
Solté un beso contra el teléfono.
—Te he echado de menos esta noche.
—La noche no ha acabado. Después de terminar aquí, podría pasarme por tu casa. Deja la ventana de tu dormitorio abierta.
—¿En qué estás trabajando?
—Vigilancia.
—Suena vago —fruncí el ceño.
—Mi objetivo está en movimiento. Tengo que seguir —dijo—. Estaré allí tan pronto como pueda.
Y colgó.
Caminé por la acera, pensando a quién Patch podría estar vigilando, y por qué todo ese asunto sonaba un poco siniestro, cuando mi coche, un Volkswagen Cabriolet blanco de 1984, apareció a la vista. Tiré mis zapatos en el asiento trasero y me dejé caer detrás del volante. Puse la llave en el encendido, pero el motor no arrancó. En repetidas ocasiones hizo un sonido tenso, como un resoplido, y aproveché la oportunidad para dedicarle a aquel pedazo de chatarra unas pocas y elegidas palabras ingeniosas.
El coche había caído en mis manos como una donación de Scott Parnell y me había dado más horas de dolor que millas reales en el camino. Me bajé del coche y levanté el capó, mirando especulativamente en el laberinto grasoso de mangueras y recipientes. Ya había tratado antes con el alternador, el carburador y las bujías. ¿Qué quedaba?
—¿Problemas con el auto?
Me giré, sorprendida por el sonido de una voz masculina detrás de mí. No había oído acercarse a nadie. Más desconcertante aún, no la había detectado.
—Eso parece —le dije.
—¿Necesitas ayuda?
—Más bien necesito un coche nuevo.
Él sonrió.
—No estoy seguro de poder ayudar con eso, pero sí puedo ofrecerte un viaje gratis con destino a tu elección.
Mantuve la distancia, mi mente giraba salvajemente tratando de ubicarlo. El instinto me decía que no era humano. Ni un Nefilim. Lo curioso era que tampoco pensaba que fuera un ángel caído.
Tenía el rostro redondo y angelical, coronado con una mata de pelo rubio, y unas orejas de Dumbo que le sobresalían un poco. De hecho, su aspecto era tan inofensivo que, al instante, se me hizo sospechoso. Incómodo.
—Gracias por la oferta, pero ya he llamado a la Triple A[2]. Dijeron que tendrían a un muchacho aquí en poco tiempo.
Su sonrisa cambió momentáneamente, adoptando un gesto frío.
—Te estás volviendo buena en esto de mentir, Nora. Supongo que ese novio tuyo te está contagiando.
Mi corazón latió más rápido.
—Lo siento, ¿nos conocemos?
—Es mi trabajo conocer a tu novio por dentro y por fuera, de arriba abajo. A dónde va, lo que está haciendo... a quién besa —guiñó el ojo, pero fue más una especie de advertencia.
El pánico se apoderó de mí. ¿Y si era un Nefilim y yo no podía detectarlo? ¿Y si realmente sabía acerca de lo mío con Patch? ¿Qué pasaba si me había buscado esa noche para transmitir el mensaje de que los ángeles caídos y los Nefilim no podían mezclarse? Yo era un Nefilim nuevo, no podía competir con él si se trataba de la fuerza física.
—Tienes a la chica equivocada —le dije—. Yo no tengo novio.
Entonces me volví, tratando de mantener la calma mientras caminaba nuevamente hacia La Bolsa del Diablo.
—Dile a Patch que quiero hablar con él —continuó el hombre detrás de mí—. Dile que si no sale de su escondite, voy a ir tras él. Voy a quemar todo el Parque de Atracciones de Delphic, si eso es lo que hace falta.
Miré por encima de mi hombro con cautela. Yo no tenía idea en qué estaba metido Patch, pero sentí una incómoda sensación de hinchazón en el estómago. Quien quiera que fuera aquel hombre, a pesar de sus características angelicales, iba en serio.
El hombre se inclinó sobre el Volkswagen, ajustando las mangueras con dedos expertos.
—Listo. Como nuevo —anunció, frotándose las manos limpias—. Este podría ser el comienzo de una gran asociación, Nora. Yo te ayudo, tú me ayudas.Lo observé irse, perdiéndose en las sombras, silbando una melodía que me provocó un horrible escalofrío en la espalda.

NT: La mayoría de la programación de este canal está compuesta por videos de música rap, R&B, películas de orientación urbana, y series.
NT: Triple A: American Automobile Association (Asociación Automovilística de Norte América.)

4 mar. 2012

Playlist de Finale


Nos hemos tomado el atrevimiento de traeros el playlist official de FINALE publicado por Becca en su website.
Estas han sido las canciones que inspiraron a nuestra preciada Becca Fitzpatric para escribir FINALE, la cuarta entrega de nuestra Saga: Hush Hush

  • Praise You - Fatboy Slim
  • Not Enough Time - INXS
  • We Found Love (Ft. Calvin Harris) - Rihanna
  • Somebody That I Used To Know (Ft. Kimbra) - Gotye
  • Cosmic Love - Florence And The Machine
  • Amber - 311
  • What Doesn't Kill You (Stronger) - Kelly Clarkson
  • Brighter Than The Sun - Colvie Caillat
  • If I Ain't Got You - Alicia Keys
  • Fallin' - Alicia Keys
  • My Heart Is Broken - Evanescence
  • Hello - Martin Solveing And Dragonette
  • If I Die Young - The Band Perry
  • Us Against The World - Coldplay
  • Not Strong Enough - Apocalyptica
  • Funhouse - Pink
  • Lights - Ellie Goulding
  • On The Floor (Ft. Pitbull) - Jennifer Lopez
  • Angel With A Shotgun - The Cab
  • Angel Is Broke - Atlas Sound
  • Army - BOY

Se despiden sus administradoras. Recordando que ya FINALE esta a la venta en todo el país. Corran a su librería de confianza a adquirir sus ejemplares. Les recomiendo abiertamente SILENCE, está para morirse.



Finale, pronto caerá desde el cielo.

La cuarta entrega de la Saga Hush Hush caerá a finales de 2012.

Se titulará FINALE.

Aun no tenemos la portada, esperemos que pronto sea publicada.

Propiedad de www.BeccaFitzpattrick.com
Portadas de las 3 primeras entregas


19 feb. 2012

¡Y Silencio cae en tierras Venezolanas!


¡Y lo que tanto habíamos esperado ya esta aquí! el tercer libro de la saga Hush Hush por fin en Venezuela! esta tercera entrega a diferencia de sus antecesores ha tenido un ligero cambio en el nombre, como ha sido la traducción completa del titulo en ingles, al idioma español (cosa que no me agrada, pero solo son pequeños detalles). Cabe informar que hasta los momentos el libro solo esta en la red de librerías Tecniciencia (Me falta confirmar con Nacho pero de seguro que ya lo tendrán también).

Titulo Original: Silence
Titulo en español: Silencio.
Autora: Becca Fitzpatrick
Editorial: Ediciones B (Grupo Z)
Año de publicación: 2011
Bs: 140,00

Sinopsis: La confusión se ha esclarecido y ya no hay nada que turbe la relación entre Patch y Nora. Han superado los secretos que se escondían en el oscuro pasado de Patch, han atravesado mundos irreconciliables, se han enfrentado a pruebas sobrecogedoras de traición, lealtad y confianza… Y todo esto por un amor que trasciende los límites entre el cielo y la tierra.
Armados con su fe absoluta el uno en el otro, Patch y Nora se embarcan ahora en una lucha desesperada para detener a un villano que tiene el poder suficiente para destruir para siempre todo lo que han luchado por conseguir, incluso su amor.

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger