2 jul. 2010

Entrevista 1

Gracias a Ediciones B, podemos contar con una entrevista en Español de la autora de Hush, Hush Becca Fitzpatrick.


¿Cómo fue el proceso de creación de Hush, Hush? Quiero decir, ¿cuál fue el nudo original que inspiró el libro, el personaje, la historia?
Empecé a escribir Hush, Hush hace seis años, así que es difícil para mí recordar cómo se desarrolló todo. Yo recién terminaba de leer Rebeldes, de Susan E. Hinton y me trajo todo tipo de recuerdos de mis años de bachillerato. Cuando me senté a escribir Hush, Hush, mi cerebro estaba haciendo muchos malabarismos con esos recuerdos, incluyendo un recuerdo de estar sentada en Biología de décimo grado y mi profesor me preguntó, frente a toda la clase, las cualidades que me atraían en un hombre. ¡Hablando de momentos incómodos! Hay una escena similar en Hush, Hush y fue una de las primeras que escribí.

¿En qué parte del proceso comprendiste que habría más de un libro? Sé que estás trabajando en una secuela, Crescendo. ¿Cómo bosquejaste la serie? ¿Y eso afectó la trama del primer libro? ¿Cuántos libros serán en total?

Es gracioso, porque yo no fui quien decidió que habría más de un libro. No estaba pensando tan lejos, yo quería publicar mi libro. Así que te puedes imaginar qué tan sorprendida y feliz estuve cuando mi agente me llamó para decirme que Hush, Hush se publicaría… junto con una secuela. Mi editor estadounidense, Simon & Schuster, vio un gran potencial para una serie y me dio este contrato de dos libros. No tenía la serie completa planeada con detalle porque no estoy segura de cuántos libros tendrá, ¡pero se los haré saber cuando lo sepa!

¿Cuáles fueron las partes más difíciles y las mejores de escribir tu primera novela? ¿Cuánto tiempo te tomó escribir, desde el borrador hasta completarla?
La falta de certeza fue la parte más difícil. A pesar de la gran cantidad de tiempo y energía que invertía en Hush, Hush, sabía que no había garantía de que fuera publicada alguna vez. Hubo momentos en los que eso fue muy difícil de aceptar. Más de una vez tuve que respirar profundo y enfocarme más en el viaje –la escritura– que en el resultado final. Si Hush, Hush se reducía a ser un trabajo de amor, una historia para mis ojos solamente, que así sea. La mejor parte de escribir Hush, Hush fue invertir tiempo con personajes por los que sentí un cariño real. Amo a todos mis personajes, pero Vee probablemente sea mi favorita. Ella nunca falla en hacerme reír.
Empecé a escribir Hush, Hush en el otoño de 2003 y seduje a un agente literario para representarla apenas cinco años después.

¿Puedes contarnos un poquito sobre cómo creaste los personajes de Nora y Patch?
En los primeros borradores de Hush, Hush Nora era egocéntrica, egoísta y sarcástica. Con el paso de los años, evolucionó en una muchacha inteligente y casi astuta, y pienso que su astucia encaja bien con el abandono imprudente y sexy de Patch. Por otro lado, Patch ha cambiado muy poco desde los primeros borradores. Era el máximo chico malo desde el primer día. Él no se ha despojado de su arrogancia y probablemente nunca lo hará. Por lo menos, ¡espero que no lo haga! Con frecuencia me preguntan si Patch está basado en alguien que conozco y aquí está mi última respuesta. Él está basado en alguien que conocí. ¡Y eso es todo lo que diré sobre eso!

Tu apertura de Hush, Hush nos atrae inmediatamente. ¿Cuáles son tus secretos para unas primeras cinco páginas excelentes?
Sexo, eso es todo. ¡Solo bromeaba! Hush, Hush y Crescendo abren con Nora en medio de una situación incómoda. Como yo misma soy una lectora voraz, me gustan leer páginas de apertura que muestran un personaje en un conflicto. Me encanta ese presentimiento de maldad, de sentir que el conflicto escalará en una verdadera crisis en el curso del libro. Básicamente, las cosas necesitan estar pasando de inmediato. ¡La clave es que pasen cosas!

¿Qué ves como tu más grande fortaleza y tu más grande debilidad como escritora?
Soy muy consciente. Pongo atención a los detalles. No envío mis escritos a mi agente o editor hasta que sé que es lo mejor que puedo hacer. Mi más grande debilidad es mi aversión a los plazos. Los escritores se enfrentan a los plazos todo el tiempo, pero con frecuencia siento que los plazos entran en conflicto con mi deseo de enviar únicamente mi mejor trabajo. En un mundo perfecto, tendría una cantidad infinita de tiempo para corregir mi escritura (Puedo escuchar a mi editor riéndose desde Nueva York).

1 Plumas:

*VERO* dijo...

whooaooo! becca es increible...me ha dejado con la duda de esa personita que conocio, en el cual se basa patch.bueno bendito sea por existir por que sino nada de patch XD

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger